Cámara de Turismo Regional apuesta por potenciar el turismo gastronómico.

Alimentos que se fusionan con tradicionales preparaciones marcadas por la identidad de pueblos ancestrales, dan origen a una variada oferta gastronómica de carácter único.

  • Los productos turísticos deben convertirse en un aporte al desarrollo local, donde las comunidades, los pequeños y los medianos emprendedores se vean involucrados como protagonistas en la construcción de experiencias turísticas memorables y que conserven un carácter de auténticas.

Este efecto se da por dos motivos, es una oportunidad de emprendimiento con bajas barreras de entrada y por el crecimiento en la demanda de servicios gastronómicos. Cada vez la población tiene menos tiempo y prefieren ahorrarse este tiempo y compartir, este dato está respaldado con el crecimiento en el consumo en restaurantes en la canasta familiar, el cual se duplicó. Anteriormente este número rodeaba el 0,2% y ahora está en el 0,4%.

La gastronomía y el turismo están de la mano, cada visitante quiere experimentar los sabores que identifican cada territorio que recorren. Este trabajo ha permitido concientizar a los dueños de restaurantes de aquello en post de resaltar los productos que identifican cada uno de los lugares en los cuales están ubicados. Se nota que en los empresarios hay una preocupación por desarrollar el turismo gastronómico y eso se evidencia en como el registro de Sernatur ha ido creciendo.

Pablo Munizaga, Gerente Cámara Regional de Turismo, “estamos felices de los resultados que pudimos lograr. La comunidad de la conurbación pudo disfrutar y experimentar los sabores que tienen cada uno de los rincones de la región, y eso es muy gratificante porque todos se fueron contentos porque pudieron probar muchas cosas, desde Punta de Choros hasta Salamanca; preparaciones con zapallo, lenguado, jaibas, cabritos; pudimos darle valor a los productos que tenemos acá.

Para la Cámara de Turismo es muy importante desarrollar el turismo gastronómico y que esto sea un motivador de viajes, porque hay cosas que nosotros no tenemos en La Serena y Coquimbo; si queremos comer un rico cabrito o queso de cabra es mejor acercarse a los sectores cordilleranos donde se producen, y experimentar las vivencias de esos lugares”.

Ricardo Ríos, dueño de restaurant Fusión de Illapel, hoy trabajamos dos preparaciones: un lomo Illapel, que es un lomo a la plancha con camarones de río y queso de cabra; acompañado de un risotto frío de quínoa, con paltas, aceitunas y tomates deshidratados; y un sándwich “Oro y Sol”, como el nombre de nuestra tierra, con sus maridajes correspondientes. Es primera vez que estamos en esta muestra, es muy buena oportunidad para conocer otros productos, preparaciones y locales de nuestra región y poder compartir con los demás una experiencia para crecer como personas y empresas y hacernos conocidos en la región; e ir creciendo para que en la región, en el país y los turistas extranjeros puedan conocer nuestros lugares.

René Hernán Munizaga, Restaurant Ranchito Don René, Pisco Elqui. “Hoy les presenté cabrito al arrope acompañado con trigo remolido guisado. Esta es una muy buena experiencia, feliz y encantando de mostrar lo que hacemos, hacemos pura comida típica, desde cazuela de vacuno todos los días, variedades de empanadas, cabritos, costillar, cordero, humitas, y de poste mote con huesillo y arrope de uva que yo mismo hago”.